sábado, 29 de diciembre de 2007

Aperitivos

Soy un enamorado del cine. No solo de las películas.
Me encanta ir al cine.

Comprar la entrada, llegar un poco antes, elegir el asiento.
El olor de las palomitas y el preciso instante en el que se apagan las luces.
Para mi es algo que no tiene precio... y no sé que haré el día que no pueda costearmelo.

Pero si hay algo que engorda esta experiencia, esos son los trailers. Esos pequeños avances de lo que esta por llegar, con cuentagotas, te ponen la miel en los labios.
Es un aperitivo perfecto. Necesario en algunos casos.

Por eso me cabrea cuando no los ponen. O el trailer es una mierda y me cuenta la película entera.
No necesito una minipelicula.
Necesito un aliciente, algo que me enganche... me emocione y me ilusione.

Y aquí, como en todos lados, hay obras de arte. Algunos, que superan incluso a la película.

He visto muchísimos a lo largo de mi vida. No puedo acordarme de los mejores. Pero se me vienen a la mente estos de aquí. Cada uno, con su punto de genialidad.

¿Preparados?
La película esta apunto de comenzar...







jueves, 27 de diciembre de 2007

Enfermo


¡¡¡¡¡¡Odio estar enfermo!!!!!!
(¿existe un sentimiento más justificado que este?)

lunes, 24 de diciembre de 2007

domingo, 23 de diciembre de 2007

El peso de la pluma


Fragmentos de un diario inexistente
(Paulo Coelho)


A veces nos irritamos por reacciones que juzgamos exageradas de nuestro prójimo. Hacemos un pequeño comentario, una broma y he aquí que la persona llora o se vuelve demasiado agresiva con nosotros.

Una leyenda del desierto cuenta la historia de un hombre que iba a trasladarse a otro oasis y comenzó a cargar su camello. Colocó las alfombras, los utensilios de cocina, los baúles de ropas y el camello aguantaba todo. Cuando estaba a punto de partir se acordó de una linda pluma azul que su padre le había regalado. La fue a buscar y la colocó encima del camello. En ese momento, el animal no soportó el peso y cayó muerto. "Mi camello no aguantó el peso de una pluma", debe de haber pensado el hombre.

A veces juzgamos de la misma manera a nuestro prójimo, sin entender que nuestra broma puede haber sido la gota de agua que desbordó el vaso del sufrimiento.

viernes, 21 de diciembre de 2007

Sendero

Aquí esta el juego. Las reglas. Los motivos.
Esta es la segunda entrega.



Hoy también colaboro yo:

"No es necesario seguir las líneas marcadas para ver el camino a recorrer"

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Aquí empezó todo: Lost


Sin duda, la serie con mayúsculas que comenzó toda esta nueva moda: Perdidos. Ni me voy a parar en comentarla. El que la conozca, que siga leyendo. El que no, que deje de perder el tiempo y se ponga ahora mismo. Por su bien, le advierto, que en el siguiente texto se estropean muchísimas de las tramas. Allá cada uno.

Tenía muchas ganas de poner esta entrada. Pero me faltaba tiempo para dedicarle. Supongo que en una lista con los momentos más emocionantes de Lost, cada uno tendrá mucho que decir... que poner, que quitar. Aquí van mis 20 escenas favoritas, las que más me impactaron o me gustaron. ¿En cuantas coincidimos?

20. Exposé (3x14): La historia de Nikki y Paolo
Todo el capítulo me parece una flipada, pero tan genial, absurda y brutal, que te deja pegado al asiento queriendo más.

19. Tricia Tanaka is Dead (3x10): La furgoneta
Lo que significa ese viaje en la furgoneta, ese momento aislado de felicidad dentro de la desesperación junto con la canción que suena, hacen que quiera ver esta escena una y otra vez.



18. The Long Con (2x13): Swayer, el sheriff
El discurso final de Swayer, rifle en mano, y la cara de todos, perplejos al darse cuenta de la estafa, no tiene precio. Ahora él tiene las armas. Él manda.

17. The Whole Truth (2x16): Ben preguntando si queda leche
El primero de los juegos mentales de Ben. Una expedición intenta verificar su historia. Al final del episodio éste habla con Jack y Locke sobre que podría decir la verdad o estar mintiendo para que Los otros los atrapasen. Después, tranquilamente, pide leche para sus cereales y sonrie. ¡Que cabrón!

16. Deux ex Machina (1x19): Locke y la escotilla
Después del accidente de Boone, Locke huye a refugiarse en la escotilla y la maldice. En el momento de desesperación, una luz desde el interior se enciende iluminandole. Pantallazo a negro con el título. Uno de tantos.



15. A Tale of Two Cities (3x01): El avión colapsa
Nada por aquí, nada por allá... y nos la dan con queso. Todos pensando en un flashback para el comienzo de la tercera temporada... y ahí está. El avión partiendose en los aires. Listos para una nueva ración de Perdidos.

14. Orientation (2x03): Jack, hombre de ciencia
Locke y Jack en otro de sus duelos. Y en medio, el máldito botón que hay que pulsar cada 108 minutos. Locke le implora que no puede hacerlo solo. Le pide a Jack que tenga fé... y Jack pulsa el botón.

13. Everybody hates Hugo (2x04): La comida de Hurley
La escotilla ha sido abierta y con ella un almacén lleno de comida que hay que repartir. El encargado resulta ser Hurley. El capítulo es una maravilla, pero el reparto final, la satisfacción de hacer lo correcto en medio de la locura, no tienen precio.

12. Greatest Hits (3x21): La lista de Charlie
Porque cada uno de los momentos de ese flashback, es un pellizco en el estómago. Y saber para quién es esa lista, la gota que colma el vaso.

11. Solitary (1x09): El golf de la isla
La verdad es que es otro de esos momentos de paz y diversión que tanto me gustan dentro de la isla. Y pongo la competición de golf por como esta rodada, aprovechando perfectamente las localizaciones, los paisajes... sacandole todo el jugo a la isla.



10. Pilot II (1x02): Un mensaje en francés
El piloto es magnífico de principio a fin. Pero el momento en el que descubren el mensaje en francés y calculan que lleva 16 años emitiendose... simplemente, te engancha definitivamente a la serie.



9. Two for the Road (2x20): Y dos menos para el camino
Sin duda, uno de los momentos más impactantes de toda la serie. Michael mata a sangre fría a Ana Lucía y a Libby. "They took my son!!!!!"

8. Raised by Another (1x10): Hurley descubre a Ethan
Este es el momento que me engancho a la serie. Solo había visto 10 minutos del piloto. Lo siguiente fue esta escena. Hurley le cuenta a Jack que una vez hecho el recuento, hay una persona que no iba en el avión. El misterio esta servido.

7. Through the Looking Glass II (3x23): Flashforward
No es darselas de listo, pero a medida que pasaba el capítulo, me lo olía. Aún así, me pareció un giro genial a la historia. A partir de ahora estamos contando el futuro señores. Esto es otra liga. Jack y Kate se encuentran en un aeropuerto, una vez han salido de la isla. Ella no le hace mucho caso, se mete en el coche y se va. Él le grita: "Tenemos que volver!!!!!"

6. Numbers (1x18): 4 8 15 16 23 42
Esos málditos números. Los de la lotería. Los que transmitía el barco. Los que repetía el loco. Los que aparecen en la escotilla enterrada en medio de la isla en el último plano de este capítulo.

5. Man of Faith, Man of Science (2x01): Este es Desmond
A ritmo de "Make your own kind of music" aparece uno de los personajes claves de Lost. Y su presentación es de las mejores escenas de la serie. De nuevo algo que parece una cosa y es otra. El giro final con Locke al final de la escotilla vuelve a dejarnos boquiabiertos.




4. I Do (3x06): ... Kate, Run!
El último episodio antes de un parón de meses parecía el final de temporada. Jack mantiene a Ben en la mesa de operaciones mientras Kate en una jaula ve como Swayer va a ser ejecutado. Pero el doctor coge el walkie y da un vuelco a la situación. ¡Corred!



3. The Haunting Party (2x11): Los Otros
Podría haber elegido el momento en el que se llevan a Walt de la barca. Pero es que el monólogo que se marcan en esta escena es antológico: "Right here, there is a line..." Iban en busca de Michael y son cazados en medio de la selva. A elegir... Kate o las armas.

2. Walkabout (1x04): Las piernas de Locke
Dentro del podium, Locke sentado frente al encargado de la agencia de viajes que no le deja montarse en el autobus. Éste se aleja. El plano se abre y John grita desde una silla de ruedas: "No me diga lo que no puedo hacer". Creo que es en ese mismo capítulo cuando de pie contempla como arde esa misma silla de ruedas con los restos del avión.

1. Through the Looking Glass II (3x23): Charlie
A moco tendido. Así acabamos con la muerte de Charlie en el último capítulo. La música y esta imagen lo dicen todo.

Lo mejor de Lost... hasta el momento.



En Enero, vuelve la tensión. Vuelve la serie. Vuelve LOST.



martes, 18 de diciembre de 2007

¿Qué es la Navidad?

Cada uno con la suya, pero la vida en Navidad es diferente.
Para bien o para mal. Pero algo cambia en estas fechas.
Para mí, la Navidad se resume en esta canción.
Nada mejor que un villancico para definirla.


Que es la navidad ...


¿Qué es para vosotros la Navidad?


domingo, 16 de diciembre de 2007

Across The Universe

Voy a hacer promoción. Ya sé que no me pagan ni un duro, pero me va a dar igual.
Hacía tanto tiempo que no me emocionaba y esperaba con tantas ganas una película, que merece la pena hacer una pequeña parada para hablar de ella.

Julie Taymor, directora de "Frida" (otra película que recomiendo desde ya), estrena el próximo 4 de enero en España su última cinta: Across The Universe. Músical, años 60, Beatles. Y por supuesto una historia de amor. Para mí, viendo el trailer, no me hace falta más. ¿Quién se apunta?

Os dejo el teaser trailer (más cortito) para los que no quieran conocer mucho de la trama.
Si sois de los que no pueden esperar, el trailer final, aquí.



Y esto, un pequeño regalo para Julia.
Porque es la persona con la que quiero ir a ver esta película.



viernes, 14 de diciembre de 2007

¿Qué les gusta a los hombres de las mujeres?




Todo ocurrió un sábado por la noche.
El momento habitual para estas cuestiones.
Yeye y yo empezamos con las coñas y al final
surgió este pequeño proyecto conjunto.
Es la pregunta del millón. ¿Que nos atrae del sexo opuesto?
Un chico. Una chica. Teníamos los dos puntos de vista.
Así que decidimos hacer una lista
con lo que cada uno busca en la otra persona.
O mejor dicho, ¿que es lo que le atrae al sexo opuesto de nosotros?
Pues hay mil y una respuestas.
En La Estrellita de Yeye, tenéis la pieza que cierra esta entrada. 
Aquí os dejo unas cuantas desde mi lado.

Cosas que nos gustan a los hombres de las mujeres (al menos a mí):

1. Una falda, un bonito escote, una sonrisa.
2. Que tengan iniciativa propia. 
Que sepan cuando arrollar y cuando dejarse llevar.
3. Que no intenten llevarnos de compras.
Con más razón si es para ellas.
4. Que sepan contar chistes. Que sepan reírse de si mismas. 
5. Que les guste bailar. Pero que no nos obliguen a hacerlo a nosotros.

Y una última, aunque los dos creemos que universal e indispensable y es por ello, que está en ambos bandos:

"Que se esfuercen por no dejar de sorprendernos".

jueves, 13 de diciembre de 2007

Hoy no escribo

Os propongo un juego

A partir de hoy, todas las semanas publicaré una foto. Da igual la temática, la antigüedad o el porqué. El único motivo es que me despierte algo. Pero yo solo la comparto. Vosotros sois los que debéis interpretarla. Podéis ponerle letra, escribir algo que os sugiera, citar un poema, una canción, una película a la que os recuerde. Y al final... cada punto de vista hará que esa foto tenga algo más de vida.

Hace poco comentaba que me gustaría darle algo más de vidilla al blog. Las listas de canciones aquí a vuestra derecha fue el primer paso. Ahora este es mi segundo gramo de arena. Tengo otros por ahí esperando.

Ahora os toca a vosotros. Si os animáis.

Y con esta imagen comenzamos...

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Evaluación


Hoy he terminado mis prácticas de empresa. Dos meses más como becario para adjuntar al currículum. Y un montón de habilidades y aptitudes nuevas. Aquí os dejo, mi decálogo de nuevos conocimientos.

1. Los trabajos más chungos y los peores olores siempre acaban tocándole al nuevo.
Esto no implica que el resto, deje de quejarse por los malos olores.

2. Para ser jefe, debes llamarte Jose Luis.

3. Para no sembrar disgustos, asimilar rápidamente este consejo de tus superiores: “Haz lo que yo te diga, no lo que yo haga”.

4. Limpiador de vidrio es una profesión.

5. “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros” (Groucho Marx). Filosofía aplicable a las entrevistas de trabajo.

6. No hay ninguna ley que diga que un laboratorio no pueda tener por mascotas a una familia de ratas. El mito es cierto.

7. El café hirviendo… ¡Existe!

8. Para que llamar a tus compañeros para que asistan a una reunión pudiendo poner los clarines con el móvil.

9. La antigüedad es un grado. Y por lo visto los grados se pagan estupendamente.

10. Filosofía de la empresa en 3 puntos (por un sabio ©)

- La empresa es un lugar cuyo objetivo es meter dinero para sacar más dinero.
- Todo esto se lleva a cabo sin corazón.
- Quién más trabaja, solo recibe como recompensa, más trabajo.


Hoy dormiré un poco más sabio.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Nacido en el 82

No puedo resumir la cantidad de sentimientos que me despierta este vídeo. Son tantos los recuerdos... que no sabría por donde empezar.
Solo tengo una certeza.
Fue una buena época para ser niño...



¿Recordáis alguno más?

viernes, 7 de diciembre de 2007

Diario de a bordo: Santiago de Compostela

Si ya sé. Alguno de vosotros pensaréis que si trabajo promocionando el turismo o en algún programa de viajes. Pero que más quisiera.

Como ya os comenté, iba a ser un otoño movidito. Y vaya que si lo está siendo. Como no quiero dejar pasar más tiempo, para no olvidarme de nada, aquí os dejo una nueva entrega de mis diarios de viaje. Esta vez el destino me llevó hasta Santiago de Compostela, me permitió reencontrarme con viejas amigas del Erasmus (que no amigas viejas… ya lo comprobaréis) y me regaló un perfecto fin de semana soleado en la ciudad de la lluvia. Que más puedo pedir… ¿Qué me toque el gordo de Navidad?


(Presentaciones de izquierda a derecha: Débora y Cova, las gallegas. A la derecha, Lauri, llegada directamente desde Toulouse)



Miércoles 28 Noviembre: Me encanta que los planes salgan bien

Todo comenzó un miércoles. Un jodido miércoles.

El problema de comprar vuelos de bajo coste es que te da igual si salen de Almería y vives en Toledo, si te llevan a Namibia cuando queráis ir a Asturias o que te hagan levantarte a las 3 de la mañana para volar a las 5 y llegar a una ciudad desierta a las 6 de la mañana donde no puedes tomarte ni un café. Todo eso es intrascendente. Lo cojonudo es que nos ha costado 20 euros. Y con eso ya es suficiente.

Así que mi vuelo, como es habitual en estas situaciones, salía a las 7:30 de la mañana desde Sevilla. Sin un enlace a esa hora, y sin almas caritativas que madrugaran para llevarme, decidí que lo más lógico era hacer noche en Sevilla. Para ello recurrí a mi buena amiga Elena y su eterna hospitalidad, a la cual le estoy eternamente agradecido y le debo un colacao con galletas cuando ella quiera (esta la cosa cortita incluso para churros).

Lo tenía todo planeado al milímetro. Salgo habitualmente de las prácticas en la fábrica a las 16:30. Mi compañera de piso me llevaría en coche desde Algeciras hasta Jerez, allí el tren, llegar a mi casa, imprimir los billetes, una buena ducha, preparar la maleta, algunas chorradas más para llevarme, descansar un rato y llegar tranquilamente a la estación de trenes para coger el último a Sevilla que es a las 20:30. ¿Qué porqué os salgo con el rollazo de los horarios? Porque es importantísima esta secuencia temporal. Amigos mios, nada es gratuito.

Salgo a mi hora de las prácticas y me voy al punto de encuentro que es una gasolinera que hay a la entrada de la fábrica. Justo 10 minutos después, leo un mensaje de mi compi: me quedo un rato más. Fuck. El rato se convirtió en media hora. Primera llamada:

- "¿Te queda mucho?"
- "No, no, iré en cuanto pueda" (resumen)

Fuck, fuck. En su defensa he de decir que estaba a dos días de entregar su proyecto fin de carrera. Un compañero le estaba arreglando unos planos. En mi defensa diré que hacia un frío del copón.

Hora y media después… otro mensaje: ¿Te queda mucho?

Ring, ring: "Manu, en 15 minutos estoy ahí. Lo prometo".

30 minutos después de esa llamada, 2 horas más tarde de mi salida de la fábrica, una eternidad en el frío algecireño o 2 sudokus imperiales completados, lo que más os guste… mi cara era todo un poema sanguinario y apareció mi compañera de piso. El camino hacia Jerez, no fue tan tenso como me hubiera gustado. No sirvo para esas cosas.

Una vez allí, Julia me recogía para hacer de chofer una vez más (¡¡¡cuanto le debo!!!). Eran las 19:50. Por el camino pensé que mi padre en última instancia, si perdía el tren, podría llevarme a Sevilla.

- "¿Papa? ¿Dónde estas?"
- "En Antequera".

Fuck.

Llamo a mi casa para que me vayan haciendo la maleta. Mi hermana en la ducha, mi madre no está. Fuck, fuck, fuck. En ese momento, no me hizo falta cortarme las uñas. Por suerte, mi madre llegó en breve. Yo entre por la puerta de mi casa a las 20:15. 10 minutos y un cambio de maleta después, salía de nuevo con dos mechones menos de pelo. Nada de duchas, ni de billetes, ni siquiera de hacer yo la maleta. Chorradas las justas. Quién dijo planes. Llegué a tiempo, o este sería el final del relato. Pero no. El tren aún me depararía más sorpresas.

(Foto que prueba que finalmente llegué a Santiago)

Dos hermanas, provincia de Sevilla, tierra de suicidas según la rumorología. Un borracho intenta entrar en el tren con un billete de cercanías. El revisor le dice que no puede ser, entra a toda prisa y cierra las puertas. El borracho pasa de todo y mete las manos. El tren comienza a andar. El revisor para el tren, abre la puerta, libera al borracho y vuelve a cerrar. El borracho se vuelve a pillar las manos. Repetimos esta operación tres veces, añadimos una llamadita a la guardia civil, y la intervención en grandes dosis de los pasajeros del andén y tendremos un bonito escándalo u/o anécdota que contar. Al final partimos y ese hombre no sé que hizo pero no me quiero imaginar su cara al día siguiente cuando se lavara las manos.

En Sevilla, tenía que buscar a mi amiga Elena que trabaja en el Hotel Sevilla Center. Quedan todos invitados desde ya… a hacerle una visita. Esperamos a que ella saliera y fuimos a un bar a despedir a una compañera que era su último día de curro. Yo no pintaba nada, pero la fraternidad del alcohol hace maravillas en las relaciones sociales. A las 12:30, once horas después de mi último bocado, mi barriga rugió. Y Elena, su gemela adscrita y yo, nos fuimos a un mexicano 24 horas, con mariachi incluido recorriendo las mesas. Como ni la noche ni yo, dábamos para más, y el madrugón sería importante, nos fuimos a casa a dormir.

Jueves 29 Noviembre: Leyendas

Todo lo que el día anterior fue mal… giro 180 grados al amanecer. Ducha y rápidamente para el aeropuerto. Nadie en espera para facturar, ni para pasar por el control. Decidí comprar una revista. Al salir, anuncian por megafonía el embarque de mi vuelo. Llegué y apenas 5 personas entrando en el avión. Me siento y duermo. Así deberían de ser los vuelos.

La llegada A Coruña fue a las 9 de la mañana. No voy a hablar de lo costosos que son los desayunos en los aeropuertos. No estoy descubriendo América precisamente. Aunque duela igual. Cova y Dodi (su novio), me recogen justo cuando ya empiezo a contagiarme del acento gallego, y enseguida ponemos rumbo a Santiago. Una vez allí comienza una visita sin par por una de las ciudades más bonitas que recuerdo. Sin duda, Santiago, la ciudad vieja, agrupa encanto y misterio a partes iguales, y perderse por sus calles, su mercado, sus esquinas, es todo un placer. Aunque no puedas estar perdido más de una hora. Santiago se toma en un frasco pequeño. Como los buenos perfumes. Pero al alcance de cualquiera. Y verlo con sol, fue un lujazo.

Después de comer (una excelente ensalada de pasta casera de la cuál si no tomo parte me arrepentiré), me fui una vez más a explorar la ciudad, pero esta vez en solitario. Parques, cuestas (las cuales nunca eran hacia abajo), iglesias y escaleras, gentes, bares y comercios. Todo guarda un sabor añejo, como si se hubiera detenido el tiempo y sus paredes de piedra consiguieran mantenerlo fresco.

A la tarde me encontré con Débora. Después de dos años y medio, fue un bonito reencuentro adornado con unas tortitas con chocolate. Paseando por la Alameda conocí a un mendigo tocando la flauta, un trovador con perro, el cual hablaba de tiempos pasados vividos en tierras gaditanas, de grandes cruzadas contra perreras municipales, y de carreras de monedas en medio del bullicio de las fiestas locales. Vamos, un personaje.


(Débora y Cova: reencuentro tras 2 años. Viviendo en la misma ciudad)


Después, primer contacto con las tapas de cocodrilo y vuelta a casa para cenar. Un día tan largo y una noche corta no dejaron tiempo ni para una película.


Viernes 30 Noviembre: Ponerse al día

No voy a decir que madrugué. Mentiría como un bellaco. Despedimos a Dodi que marchaba a Lugo el fin de semana y nos vamos a desayunar. Lauri llega a las 3 y media por lo que decidimos hacerle un cartel de bienvenida. Lo terminamos justo a tiempo y nos vamos a la estación. El reencuentro de las dos amigas, después de tanto tiempo… de nuevo ese inglés con acento gallego en labios de una francesa. No words. Con tanta efusividad el cartel queda en segundo plano y a medio camino a casa Lauri descubre que ha perdido un pendiente… regalo de su madre… y de plata. No sé que especie de suerte la envuelve, pero cuando vuelvo a la estación a buscarlo… allí está, rodeado de gente pero ignorado en el suelo.

Como nuestro cocinero se marchó, pues tuve que sustituirlo. Y antes de que me diera cuenta, ya habíamos despachado un té, y estábamos en la calle de nuevo. Cova se inventó una extraña tradición mediante la cual consiguió que nos tirásemos en medio de la plaza del Obradoiro, para contemplar la catedral de espaldas. No wordsagain.

Tomamos un café, una extensa charla, volvimos a casa para ducharnos y otra vez a la calle. Ponerse al día, lleva su tiempo.

Los bares se iban sucediendo uno tras otro, las tapas igual, y Lauri buscando sangría por todo Santiago. Ni que decir tiene que la encontramos, que la bebimos y disfrutamos y acabamos la noche en un bar adornado con banderas gays, souvenirs gays, camareros gays. No sé vosotros, pero me invitó a pensar y preguntarme. Aunque la clientela no fuera exclusivamente gay, ¿sería un bar gay?. Una pregunta normal ¿no? Respuesta de Cova: Noooo… ¿por qué? . Después de una intensa sesión fotográfica y despachar unos cuantos cubatas, el reloj marcó las 5 de la mañana tan rápido que apenas si me di cuenta en que había gastado otro día.


(Lauri en una muestra de la sesión fotográfica a las tantas)


Sábado 1 Diciembre: Puré de zanahorias para la piel

Me levanté temprano para buscar dulces y un buen desayuno que llevarnos a la boca. Croissants y colacao. Desperté al equipo y nos lo zampamos en medio minuto. Listos para otro día de pamplinas.

Paseamos por un parque hasta el supermercado. Cova no es muy aficionada a las verduras de estos sitios. No son naturales. Ya en la tienda, Lauri comienza una búsqueda milenaria del sabor del alcohol español. Compra sangría, tinto y limón y una botella de vino para la comida. Yo no tomé y a Cova no le gusta, así que supongo (y he de suponer bien) que lo estará degustando ella sola.


(Sol en tierras gallegas y en Diciembre)


A la vuelta a casa, nos ponemos a cocinar. En el menú se incluyen tomates rellenos, y puré de zanahorias, el cual va de puta madre para la piel (esto es algo que he aprendido en este viaje a base de oírlo y repetirlo). De postre, café realizado en cafetera fósil de fondo de armario.

Ya con Débora, visitamos una exposición sobre fotografías de África (Sebastián Salgado) y luego realizamos una nueva ruta por los bares. Llegará el día en el que esto parezca repetitivo pero en ese momento, no te planteabas dejar de ir porque en el diario del viaje no quedaría interesante.

En medio de una plaza, Cova sigilosamente se nos adelanta. Los pasos, tan ligeros, habrían sido imperceptibles pero la delatan al agacharse a recoger algo y huir. Acaba de descubrir 10 euros tirados en el suelo. Un tesoro para el bote.

Lo siguiente es entrar en un bar. Raro ¿no? Empezamos con una jarra de sangría, dos vinitos y una cerveza… y ya no sé cuando acabamos. Otra jarra, croquetas, vieiras (a 5 euros la unidad, pero muy ricas y saladitas), más sangría. Uno de esos ratos en los que no te quieres ir nunca. Que son como un suspiro.

El primer brindis fue por la salud de la piel de Cova y porque mejorara con tanta zanahoria. Por supuesto, los siguientes, fueron para la piel de cada uno de los que estabamos sentados a la mesa y el cachondeo fue generalizado y promovido durante las siguientes horas.

La noche acabó como la anterior. En el bar “supuestamente gay”, entre confesiones y copas, robando alguna canción más antes de acostarnos.


Domingo 2 Diciembre: Una “Mini” despedida

Es el día de mi partida. Y poco tengo que decir de él. Que siempre es triste despedirse de los amigos cuando no sabes cuando los volveras a ver.

Débora me acercó hasta A Coruña en su flamante coche nuevo. Mini. Descapotable. Amarillo. Una pijada, pero una preciosidad. Por el camino nos encontramos al único tio en toda España que respeta las señales de 50. En plena carretera, a 80… de repente la carretera pasa por un pueblucho. Inmediatamente su coche se detenía en seco. Era de cachondeo. No es que este en contra de su actitud prudente, pero es que más que eso, se podía considerar temeraria. Temeraria y de cachondeo.

(El nuevo coche de Débora. El niño mimado de la familia)


El vuelo que debía llevarme se retrasó y embarque más tarde. Paradójicamente, llegamos a la misma hora. Debe ser que el piloto no respetaba tanto los límites de velocidad. No me gustaría encontrarmelo en tierra. Al llegar a Sevilla esperé a que mis padres me recogieran y en el camino ya iba dormido. No tuve fuerzas para volver a Algeciras. No hay prisa, ¿verdad?.

Recuerdo el abrazo y los besos a cada una. Y decirnos que pronto nos volveremos a ver. Santiago. Cádiz. Toulouse. Barcelona. Lo mismo da. Es tanto el cariño que 4 días saben a poco. Siempre se quiere más. Otro café. Otra copa. Otra charla y otra madrugada. Uno nunca se cansa de los amigos.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Una brecha en el camino

Esto es una relación sana...



Y esto una destinada al fracaso...


Es así de simple.

Que nos une y que nos separa de la persona a la que queremos. A veces nos lo planteamos, a veces no. Miramos el presente o buscamos en lo que tendremos mañana delante. Gastamos nuestras energías en balde o todo deja huella.

Una pareja amiga mía rompió hace poco su relación. Y no porque el amor dejara de existir, no por una pelea estúpida, no por un malentendido monumental. Todo serían causas probables pero la verdadera es mucho más agria. No tenían los mismos objetivos en la vida. No compartían una meta. Y dejar marchar a la persona que quieres, por una gilipollez así, puede ser muy sabio, pero debe ser realmente jodido.

Existe una teoría que plantea la vida como un camino. A cada minuto encontramos gente con la que seguimos andando, otras por las que apretamos el paso para no verlos más, otras con las que luchamos para que no nos confundan de dirección, que no nos tapen los ojos. A cada paso vivimos lugares y accidentes diferentes. Hay gente que queda varada mirando hacia atrás, otros hacia el suelo, y algunos que continúan según la ruta de las estrellas, cuál loco que no sabe a donde va. Solo hay una cosa clara para mi: Es importante disfrutar del camino, pero de que sirve si no sabes a donde vas. Y nunca se deja de andar. Cada uno de nuestros objetivos, cada etapa que vamos cumpliendo tiene distintos compañeros de viaje, a cada cual más extraño o inesperado. Pero que cumplen una función fundamental. No permitirnos parar.

Una pareja es un compañero de viaje. Con la que te puedes llevar mejor o peor. Con la que congenias, con la que podrías matarte, con la que no creerías nunca poder estar… alguien que lleva emoción a cada día.

Puede que recorráis sendas distintas. Y no importa si al final confluyen. Porque no dejareis de miraros.

Puede que recorráis la misma ruta. Y tampoco importa si al final tenéis que separaros. Porque cada uno deberá mirar hacia su lado.

Si quiere seguir andando.

Nuestra vida es nuestro viaje. Para mi no tiene sentido pararlo por nadie. Y no quiero que nadie deje de andar por mi. Quiero una meta común. Y de los problemas que tengamos para estar juntos, de las cuestas y bajadas, de los matorrales y espinas que se interpongan entre nosotros… del resto… ya nos encargaremos. Juntos. Porque habrá pocas cosas que me quiten la ilusión de seguir queriendo caminar de su mano.

A mis amigos, les entiendo. A cada uno por separado. Y solo puedo decirles, que no dejen de moverse, de caminar hacia delante. Siempre existe una esperanza que es la que no nos deja perdernos. Y quizá algún día, sus caminos vuelvan a ir en paralelo.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Nuestra nueva televisión: Cuestión de Sexo


Las primeras promociones de esta serie llamaron rápidamente mi atención. Eran divertidas, frescas, con una canción que no por ser conocida, dejaba de ser magnifica. Una de las grandes apuestas de la ficción española para este curso.

Y sin embargo, me perdí los primeros capítulos. Pero cuando por fin conseguí darle una oportunidad, no encontré lo que esperaba. Y es difícil reponerse de algo así cuando tienes expectativas. A menos que se vean superadas.

Cuestión de Sexo son tres parejas y una voz en off. Una voz que si bien en muchas ocasiones me pareció redundante, en este caso hace de envoltorio perfecto para las 3 historias. En primer lugar la de Diego y Alba, un matrimonio que se resquebraja por una infidelidad pero que no llega a romperse nunca. Aunque ninguno de los dos lo reconozca. Después están Elena y Gabi, o la eterna promesa de matrimonio. Todo lo que hay que hacer para encontrártelo de frente o evitarlo a toda costa. Por último Oscar y Vero, una matrimonio joven, ambicioso y lleno de secretos. En cada uno de ellos hay tiempo de sobra para reír, llorar, desesperar, emborracharse y gritar. En cada capitulo hay tiempo para reflexionar. Pero sobretodo, hay tiempo para disfrutar.

Cuatro ha renovado la forma de ver las series. Hace pocos años, no tantos como pueda pensarse, la ficción española era la niña bonita. De ejemplos tienen para dar y regalar: Farmacia de Guardia, Medico de Familia, Compañeros, Periodistas. No había día de la semana que no tuviéramos una cita con alguna de ellas. Y rara era la televisión que volvía la cara a la realidad y programaba series extranjeras. Pero los ejemplos llevan a las excepciones. Y ahí está Ally McBeal o más recientemente CSI.

Y a poco que cualquiera mantenga un despierto interés en ambas producciones, puede observar diferencias claras. Producto español. Producto yankee. Y no confundamos ¿verdad?. A mi parecer, Cuatro ha dado un paso más allá. Ha mantenido la línea ascendente de programar buenas series (digamoslo… made in USA), y en paralelo produce series nacionales que ya no lo son tanto. El estilo es más parecido a las americanas, las canciones en mitad de las transiciones (canciones en inglés!!!!), la forma de venderlas, los resúmenes previos. Estamos ante una autentica adaptación al medio, ellas mandan… nosotros bailamos a su son. Y creo que con Cuestión de Sexo, Cuatro ha conseguido la formula mágica. Una mezcla perfecta entre el humor, la sensibilidad y los buenos guiones que siempre se han escrito aquí, con las formas, la realización y el trato que se les da a las series allí.

A día de hoy solo la solitaria Cuéntame mantenía mi atención en la solitaria tele de mi salón. Todas mis favoritas estaban en la pantalla del ordenador. Y hoy me sorprendo con que no hay martes que no este esperando ansioso todo lo que esa voz en off me quiera contar de esas tres parejas. Y vuelvo a recobrar mi puesto de honor en el sofá.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Diario de a bordo: Madrid

El miércoles pasado fue uno de esos días en los que dices: "mañana me voy de viaje".
Y me fui a Madrid.

Realmente ya lo tenía en mente. Una vez defendido el proyecto, me iba a pegar un fin de semana de fiesta. Y tengo ya demasiados amigos en la capital como para escamotearles una visita.

Y para que no os perdáis entre ellos, quedan identificados en las fotos. La procedencia de cada uno... de cada una de las 18 puntas de España. Sin más detalles.


(De izquierda a derecha: Julio, Miguel, Chan, Valle y en el centro Aurora)


Este es el relato de la experiencia.
Otra entrega de la serie de diarios de viaje
que comenzó con París.

Jueves 15: Un viaje de Oscar

Del Puerto salimos Valle y yo. Nos montamos en el autobús a las 15:30. Cinco horas después todavía no habríamos abandonado Andalucía. Pero eso no podíamos saberlo entonces.

No viajaba mucha gente por lo que disponíamos de varios asientos, un lugar relativamente cómodo para disfrutar de una buena película. Pero no puedo considerar así un engendro como Los Dalton. Y encima a todo volumen. Después de la siesta de rigor, pusieron Loca Academia de Policía II. Pero con el volumen por los suelos… no vaya a ser que nos riéramos. Y por último Torrente III. Como broma pesada para cerrar la trilogía antes de la parada. Suerte que ni siquiera llegó a la mitad.

Después de bajar y estirar un poco las piernas, nos las prometíamos muy felices el resto del viaje. No esperábamos que todavía restaba otra película: The Order. Jean-Claude Van-Damme interpreta a un aventurero cuyo padre es secuestrado en Jerusalem por una orden milenaria que venera a los templarios y que planea comenzar una nueva guerra santa. Por ello es necesario disfrazar al pobre de Jean-Claude de rabino y hacerlo pelearse con media ciudad. Lo que se dice una joyita de película. De ahí al final del trayecto, teníamos la conversación asegurada. Creo que fue entonces cuando nos dimos cuenta que andábamos por el paso de Despeñaperros. Y finalmente, más que desesperar, enloquecimos.

Por suerte llegamos a Madrid, Chan nos recogió del frío, nos alojó en su casa, nos mostró la cama y se fue a dormir. Y nosotros… pues hicimos lo mismo. El fin de semana de fiesta comenzaba por todo lo alto.


Viernes 16: A quien madruga...

Mas cierto el dicho que nunca, fue levantarnos y salir a la calle para comprobar que el ser humano no esta hecho para el frio. El gaditano, al menos, no. A Valle le hacía ilusión visitar el Museo de Ciencias Naturales y el ratito que pasamos buscándolo fue lo peor del viaje. El refrán de cuando el grajo vuela bajo… pues arrastrándose los vi.

Al menos vimos un exposición que recomiendo a todo el que pueda acercarse: Animalatas. Esculturas de animales realizadas con latas recicladas. Una muestra

Ese día comimos con Laura y Chan y gastamos el famosísimo ticket más desperdiciado de la historia del metro. Casi fue entrar y picar, para decir: mira que no, al final no vamos a donde íbamos, que nos volvemos a casa, y para eso no hace falta metro. Nos dividimos y ellos se fueron a casa a jugar a la wii y yo a buscar la casa de Aurora. No diga casa, diga Ikea sucursal.

(Laura, una auténtica Wiiadicta, con un servidor)

Pero la noche estaba preparada y planeada, así que no tarde en volver. La cita en la parada de Campamento, bar Los Toledanos. Chan, Valle y yo salimos a las 8:30 (horario inglés ¿no creéis?). Aurora se apuntaba a la fiesta y Julio también, y mientras, Laura nos abandonaba por una fiesta en casa de tal y tal… vamos, que no vino joder. Tampoco me voy a andar por las ramas. El último integrante, Miguel, llegó de Granada sobre esa hora y lo recogimos directamente en la puerta del bar. Un bar lleno hasta la bandera.

Una vez dentro… el menú: ración de papas bravas, pizza familiar, metro (si, si, de alto) de tinto. Dos menús por favor. Y dos horas después tuvimos que dejar medio metro de tinto porque no podíamos más.

(Aurora y de fondo, un ejemplo de lo que es un metro)

Y las siguientes paradas fueron un no parar de beber. Probamos de nuevo la sangría de las Cuevas de Sesamo y a la salida un señor con pelos a lo Goku, nos invitó a unos chupitos en su bar. Lo que sigue es una visita guiada por varios pubs de la zona de Huertas (algunos inauditos, como el que tenía un pozo andaluz en medio de la pista). Visita de mi amigo Txuspi y sus colegas. La fraternidad y el alcohol hicieron que estos se autoinvitaran a Granada al piso de Migue. Y podría seguir… pero se pierde la esencia de las noches de borrachera… esa en la que te ríes viendo la cara del que no se cree las historias que cuentas… aún sabiendo (o creyendo saber), que realmente ocurrieron.

(El tal Goku, junto a Aurora, haciendo una onda vital. Sin más comentarios)

La noche acabo comiendo chocolate con churros, con Chan colándose en el metro delante de una de seguridad, con Valle dormido en los vagones y con un poquito de frío en cada uno de mis huesos. Pero mereció la pena.

Sábado 17: Castigados sin salir

A colación del titulo anterior y explicación de lo que fue el cachondeo del día, debo contar, que existe una leyenda que narra que cualquiera de los ejemplos del refranero español, es susceptible de ver modificada su estructura. La segunda frase puede cambiarse por un siempre bien sonante “patada en los cojones” y se mantiene cierto grado de significado. Hagan la prueba. A caballo regalado…

El plan de picnic en El Retiro que estuvieron tramando Valle y Laura el día anterior, quedó rápidamente descartado por inclemencias del tiempo y cansancio de causas desconocidas. Fue sustituido por la opción “no cocinar y vayamos a The Wok”. Opción mucho menos económica pero infinitamente más cómoda que sin embargo no convenció a todo el mundo por lo que el grupo se vio disminuido a 4 integrantes.

Una vez allí, la cara de Valle era todo un poema. Bastante perdido, sin saber que llevaba cada comida, el pobre se encontraba fuera de lugar. A pesar de todo, comimos bastante bien y después de tan copiosa comida, nos perdimos durante varias horas en la fnac (a pesar de las insistencias de alguno para dormir una siesta al raso en plaza de España).

Después quedamos con Chio y de nuevo con Aurora para tomar un café (pregunta del millón realizada por uno de nosotros en plena Gran vía madrileña: "y aquí ¿Dónde se puede tomar un café?").

(Efectos colaterales del café. Los sujetos estudiados: Chio y Valle)

En plena tertulia, Aurora nos sorprende con una historia de fantasmas, niños muertos botando una pelota, calentadores estropeados y foros de damnificados por estos fenómenos. Alucinante. Decir también, que debido a las manifestaciones convocadas ese fin de semana en Madrid, todos y cada uno de nosotros fuimos censurados por nuestras madres para decidir si salíamos o no. Abogados a un sábado en casa, nos lo tomamos con filosofía. Cubo de alitas de pollo, partido de la selección y mantita. Todo un fiestón.

(Nuestro aspecto a las 11 de la noche del sábado.
Lamentable... sí.
¿Pero quién no nos envidia?)

La cosa se animó más (si cabe), cuando sacamos la Wii y se incorporaron a la fiesta Txuspi, Aurora y Laura. Como veis, las noches madrileñas tampoco es que ofrezcan grandes alternativas.

Realmente nos lo pasamos bien pero el gran momento de la noche llegaría tarde: todos y cada uno de los invitados tirados en el sofá charlando. Chan, anfitrión, durmiendo. Y de repente, entra su compañero de piso, italiano para más señas, y dice: Buenas noches. De la cara que puso al no reconocer a ninguno de los 5 tipos que estaban en su salón a las 5 de la mañana, no tengo foto. Pero vamos, haceros una idea.

(Txuspi, al fondo, y Valle, en pleno combate... ¿o era un baile?)


Domingo 18: De vuelta en la carretera del infierno

El día comienza con una maleta que hacer y el miedo a otras 8 horas de autobús. Comemos, nos despedimos y Valle y yo nos encaminamos hacia la estación. Allí, nuestra amiga Elena (a la cual no pudimos ver en los 3 días), vino a despedirnos. 5 minutos que se agradecen, antes de meternos en la lata con ruedas.

Nos toca justo detrás del conductor, un sitio no muy agradecido pero que tomamos con resignación. La conductora, en este caso, es toda una personaje, simpática sería la palabra. Y por suerte, con buen gusto. Nos planta “Infiltrados”. Y tan contento que la vemos. Pero en la parada, hay cambio de conductor… y horror. Cuando nos sentamos, y se encendió la televisión… cuando aparecieron los títulos de créditos y los primeros compases de la banda sonora… Valle y yo nos miramos y a la vez dijimos: “No puede ser… ¡¡¡¡¡LOS DALTON!!!!! ¡¡¡¡¡OTRA VEZ!!!!!!”. Con resignación nos dormimos. No por mucho la verdad, la calefacción no dejaba respirar a nadie y tuve que quitarme el jersey. Un minuto después, el chofer la apaga y abre su ventana que me da justamente a mi. Repetida esta secuencia 5 veces más en las horas siguientes, y tendréis el bonito resfriado que luzco estos días.

Llegar a casa, cenar y acostarme a las 2 sabiendo que me levantaría a las 6 para tirar para Algeciras fue lo de menos. El fin de semana había cumplido todas mis expectativas. Uno duerme mucho mejor cuando tiene tantas buenos recuerdos con los que soñar.


jueves, 22 de noviembre de 2007

Quino



Para mi fue de los primeros...

Es todo lo que le puedo pedir a un rato con un libro, o en su caso una viñeta, una tira, una postal.

Es ironía. Es bondad.
Es sencillez. Y es complejidad.

Es cercano. Y es global.
Muy argentino. A media maldad.

Parió a Mafalda, ¿alguien da más?
Creo a Manuelito y a Libertad.

Es alguien a quien admiro. Algo que escasea en mi vida.
Y viene a Cádiz... esta misma tarde. Pues ya sabéis donde buscarme.


Él inspiró este foro. Es el creador.
Es humor, crítica y razón.
Cada dibujo, tiene su corazón.

Y ni con palabras puedo describir lo que me gustan sus trabajos.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Alquimia


Sigo en mi desierto particular,
en mi exilio en la montaña, en mis 40 días.

Y no me gusta hacerlo, pero es inevitable resumir.
Ha sido un último mes muy ajetreado. Con tanta actividad que hasta Chan ha vuelto a escribir en su blog (librándonos por fin de soportar esa entrada sobre videoclubs).

Nunca había vivido con tal tranquilidad como ahora.
Justo cuando todo se desmorona. Cuando todo debe cambiar.
Cuando se cumplen objetivos y se alcanzan antiguas metas.
Pero el caso es, que a día de hoy,
pocas cosas pueden perturbarme.
Me siento feliz.
Supongo que solo los que tengo alrededor
os lo pueden confirmar.
Por eso, ya os lo digo yo.
Y de paso... os libro de esa entrada sobre "los 7" que lleva
un mes dando por saco.

Para todos aquellos que me dieron su apoyo, les comento que la semana pasada defendí mi proyecto fin de carrera: Matrícula.
Nunca me he sentido así, pero es algo de lo que estoy realmente orgulloso y por eso os lo cuento. Ahora me queda otra etapa por delante, una búsqueda, una ilusión, incluso otro proyecto.
Y tantas cosas por hacer...

jueves, 18 de octubre de 2007

Los 7

Pocas veces he visto una entrada tan similar en tantos blogs. Una especie de meme de tapadillo, casi confidencial, que siempre me atrae y consigue robarme minutos. Por eso hoy, mi entrada habla de los pecados capitales. Porque son tan cotidianos, tan comunes, tan reales... que asusta. Los llames pecados o como os de la gana.


Gula

Quizá el que más controlado tenga. No llego a entender la glotonería, la pasión por la comida es una cosa, la pérdida del control es otra. Para mí es un placer que sé terminar. Y sé que es un lujo poderlo hacer. Supongo que como el resto de ellos... todo requiere de determinación.




Avaricia

O lo que yo entiendo como tener por tener. Es de los que más me ha costado entender y padecer. Creo que es el que a más gente afecta hoy en día. Y creo que es de lo más peligrosos. Para mí fueron solo DVDs, comprarlos por comprar, para tenerlos en mi estantería (...) , otro impulso más. Para otros será la ropa, el dinero, el petróleo o la verdad. Si algo aprendí de la palabra consumismo es que es tan peligrosa como un cáncer. Porque es lento, letal, inadvertido... y se extiende hasta límites donde no alcanzamos a imaginar.


Soberbia

Para mi, es declinación del anterior (...) . Si la avaricia por tener más y más películas me hacía compulsivo y algunos días me llegaba a sentir enfermo... la soberbia era poner la otra mejilla cuando llegara a casa. Me encantaba verlos ordenados, todos y cada uno de ellos... pero una vez doy media vuelta... todo se vuelve a venir abajo... ¿y para que coño quiero yo tener eso ahí?.
De nuevo, estoy en busca de reglas y con trabajo lo voy solucionando. No es que quiera hacer fortuna ahorrando... solo dedicarlo a cosas que realmente necesite... como un viaje para ver a mis amigos, como costearme un piso en Algeciras, salir y disfrutar sin tener que pedir ni un duro... para tantas cosas. Si lo consigo, me daré el lujo de ser soberbio por un instante. Pero es otra batalla que no acaba nunca. Así se vence.


Envidia


No soy envidioso. Y ahora toca que el resto opine sobre mi. Pero si hay algo que desearía poder tener es esa capacidad para aprender idiomas con tanta facilidad, esa constancia y alegría para hablarlos... yo que los veo como un medio más que un objetivo... la forma de visitar lugares y acceder a trabajos que me permitan vivir un poco mejor...
Me da envidia no tener una pasión tan sana como esta. Sé que sería más feliz.


Ira

Me cabrea soberanamente la injusticia. La que tengo al lado y nadie es capaz de ver. No soy persona violenta... y me he asustado tanto cuando he tenido algún ataque de ira, que suelo evitar todo lo que pueda llevar a ellos. Pero me fastidia realmente tener que mirar hacia otro lado. Así que vuelvo al principio. A mí. Y supongo que es la base de la ira. No mirar hacia fuera, sino hacia dentro. Me enfada lo que no puedo controlar de como soy, porque a veces no reacciono o a veces lo hago de forma desmesurada... me cabrea no ser disciplinado para aprender, para mejorar... me cabrea la pasividad... me enferma la...



Pereza

Y este, amigos, creo que es el que sufro con mayor intensidad. Levantarme de mi asiento, no saber que hacer, dejarme llevar por la apatía de no tener planes, no buscarlos, no ayudar por voluntad propia (tener mil advertencias antes de hacerlo), ser inconstante, vago y un dejado. Para todo esto se nos educa hoy en día. Es algo que se aprende con el tiempo (quizá yo lo vería de modo contrario). Nuestra actividad cuando somos pequeños... la que irremediablemente nos roba el tiempo que pasamos sobre nuestros pies... ahora nos la quita la televisión, la incultura, la ignorancia... no saber que querer... implica dejar de buscar... como va a ser normal pasar un día tras otro completamente cansado. Y nos refugiamos en nuestro sillón. Y a mirar la vida pasar.


Lujuria

Otro que parece que mueve el mundo. Aunque no tenga yo tanta fe en ello. No voy a poner fotos de nadie... podría llevarme aquí todo el blog. Y no puedo hablar mucho más de ello. Porque al igual que la gula, es una sensación general que no comparto. Como, cuando me apetece comer, follo, cuando me apetece follar. Son necesidades. Tengo que cumplirlas... disfruto (muchísimo), cumpliéndolas. Pero no me pidas que desvié la mirada con cada chica con un buen escote que pase por mi lado. Los sátiros deben de estar solo en los cuentos... y en las fantasías. Para eso están.


(vale, no pude resistirme, lo reconozco)


Todos ellos, al detectarlos, te amargan el día, la semana, te hacen mirar al suelo, consiguen aguar tus horas y te dejan sin voluntad unos instantes. No hay soluciones generales. Aquí solo hay medios de contrarrestar. Por eso es importante saber cuales de los 7 lleváis con vosotros sin saberlo. ¿Alguno más...?