sábado, 5 de julio de 2008

Nómadas (1º semana)

nómada.

(Del lat. nomas, -ădis, y este del gr. νομάς, -άδος).

1. adj. Que va de un lugar a otro sin establecer una residencia fija. Apl. a pers., u. t. c. s.



Yo llegué a Madrid y España ganó la Eurocopa.

Así que esa misma noche me paseé por calles llenas de personas de rojo, revolucionarios, alborotadores, vandálicos. Todos con un nexo común: alegría por estar en esas calles. Celebrándolo. Pero no llegué a entrar en el juego, en la corriente... y mi alegría se quedó para mí, y para los mios.

Yo llegué a Madrid y surgió la primera ola de calor.

Me han acogido muy bien. El primer día me recibieron con una mudanza entre manos. Así que la aproveché. E intenté ponerme algo fuerte ahorrandome el dinero del gimnasio. Después montamos algunos muebles suecos y a dormir pronto. Definitivamente, estaba fuera de Cádiz.

Yo llegué a Madrid cuando comenzaba su éxodo.

Yo sabía que mi primer día leería manuales. Y así fue. Siempre lo es. Me presentaron a 40 personas en una oficina y lo hice lo mejor que pude. Pero a día de hoy, pocos son los nombres que recuerdo. Han sido días de comer mal, dar vueltas y conocer mi barrio. Que todavía no es el mio por supuesto. Durante este mes estaré saltando de casa en casa. Rentabilizando la amistad, que se suele decir. Así que el único barrio que puedo llamar como mío será el del trabajo. Y ese fue el que me he dedicado a explorar.

Yo llegué a Madrid y liberaron a Ingrid Betancourt.

Después de tanto tiempo, la noticia estalló en plena noche. Yo que he estado en esa plaza del ayuntamiento de París preguntando por el nombre de la mujer en la gran fotografía, pensé en seguida en el suspiro que mucha gente daría esa madrugada. Y al verla hablar, y ver a sus hijos, no pude evitar una lágrima de felicidad. De emoción. No sabría deciros. Pero esa noche me acosté un poco menos cansado.

He llegado a Madrid...

He gastado las pilas de mi mp3 en viajar en metro. Y al principio lo hacía con cara de extrañado, sin reconocerme en los reflejos. Como dice la gaditana expresión: encarajotado. Tanto, que al pedir un donut y un vaso de leche en un bar, y el camarero preguntarme que como quería la leche, respondí sin atisbo de duda: "Blanca". Pues sí, provoqué carcajadas, pero al menos me hizo reaccionar. Y ahora sonrió entre vagón y vagón con mi música puesta y pensando en que a pesar de todo lo duro de los principios, la leche sigue siendo blanca. Y puedo reírme de ello.




9 comentarios:

yaves dijo...

espero que la ciudad te vaya tratando mejor poco a poco

bessos

Belén dijo...

Ya veras como todo se irá poniendo en su sitio querido, bienvenido a Madrid :)

Besicos

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues nada, bienvenido a la capital. Y que tengas mucha suerte en tu nuevo trabajo, claro...

Al Metro se acostumbra uno rápido, aunque a mí me sigue sin gustar... Si puedo usarlo, prefiero el autobús.

Mara dijo...

Bueno, bueno, seguro que poco a poco se empiezan a estabilizar las cosas :)y le coges el tranquillo a todo! :) Un beso grande!

Sire dijo...

Pues a mí me gusta llamarme vagante.
De vagar:
(Del lat. vagāri).
(¡pero la acepción 3a!)
3. intr. Dicho de una cosa: Andar libre y suelta, o sin el orden y disposición que regularmente debe tener.
(aunque sea una "cosa")
Sire

Sire dijo...

Lo que no estoy segura es si eso también sería vagancia...

VAGANCIA
(Del lat. vacantĭa).
1. f. Acción de vagar (‖ estar ocioso).

¡Bienvenido a ello! Tardarás poco o mucho en averiguar cuán maravilloso es. ;) Besos!

carmncitta dijo...

entonces todo bien? me alegro...

yo he estado unos días un poco tristota por lo de estar fuera de casa, pero se me ha pasado, también influye que en el trabajo las cosas me van algo mejor.

muaks

wen dijo...

Jolin, es que tiene que ser durito... Ya le costó a mi novio que es de Bcn venirse a vivir aquí... y eso que nosotros al vivir en la sierra, quieras que no, no es lo mismo.
Cómprate un buen humidificador, sacate un bono para alguna piscina e intenta relajarte, Madrid en verano está mucho más tranquila, te irá bien para aclimatarte para el invierno.

el angel de las mil violetas dijo...

poco a poco te iras adaptando a la ciudad, ya lo veras.
feliz verano, currando como casi todos jeje , un beso!