lunes, 2 de junio de 2008

2

2 meses antes...




Tras los primeros atentados llegaron los cuchillos. El cruce de acusaciones. El recato que encuentra la excusa. Las fronteras que comienzan a armarse. Y de ahí, un solo paso a la guerra.

Aquella noche, las bocinas anunciaron los primeros bombardeos sobre la ciudad. Y a aquél hombre, como a todos, le cogió de improvisto. Salió de su apartamento para contribuir al río de vecinos que poblaban la escalera. En el sótano había un refugio. Evito los codazos y peleas por llegar primero. No sabían si habría sitio para todos.

Recordó a la anciana mujer del 2º que tantas veces le había preparado comida. Y pidió ayuda para bajarla entre varios. Pero ante la presión de los demás, solo consiguió convencerse de que no había tiempo. Así que la abandonó.

Abrieron las puertas del cobertizo y entraron cuál manada en estampida. El hombre se colocó en la puerta para ayudar a descender al resto. A los pocos minutos, varias voces desde el interior le apremiaban para que cerrara y guardara la poca seguridad que tenían. Él vio que todavía quedaba espacio y aguantó la puerta. Miraba con impaciencia la escalera esperando a los rezagados. Desde dentro gritaban que eran ya demasiados y se quedarían sin aire. Un par de hombres hicieron el amago de ir a forzarle pero no hizo falta. No tardó ni un segundo en cerrar y provocar que los gritos y golpes se trasladaran al exterior.

Se sentó en la pequeña escalinata y se llevó las manos a la cabeza. Al mirar al resto del grupo, sintió vergüenza. Mientras buscaba las palabras, vio algo moverse junto a él. Su mirada siguió su presentimiento hasta una de las mesas. Debajo, descubrió con asombro 2 pequeñas criaturas. Parecían humanos pero eran enanos. No tendrían más de 20 centímetros. Tenían un aspecto tranquilo y parecían curiosos.

Una vez se percataron que estaban siendo observados, dieron un pequeño salto y salieron bajo la poca luz de aquellas lámparas. Nadie los vio cruzar la habitación y sentarse en el escalón junto a aquél hombre. Nadie, excepto él.

...continuará mañana...

4 comentarios:

Belén dijo...

Ya se... lo que pasará será que son los ángeles y demonios esos que son la conciencia verdad?

Ya estoy enganchada...

Besicos

Angel dijo...

Seguiremos mañana entonces..

yaves dijo...

Esta muy bien escrito esto eh..muy bueno, casi me parece al leer que estoy viendo una película..

bessos

Argan dijo...

Belén, no andas descaminada, pero no es eso exactamente. De todos modos, la interpretación se ajusta a cada uno.

Angel, mañana ha llegado.

yaves, muchisimas gracias. Me encanta lo de la pelicula.