jueves, 24 de abril de 2008

Descartes II

Uno siempre se guarda cosas. Ya sea porque no las ve importantes en ese momento, porque no las recuerda cuando debería o simplemente porque no le da la gana de enseñarlas. El saco poco a poco se va llenando y al final se te olvida de para que coño estabas reservando todo eso.
Ya me pasó hace algunos meses, cuando los Descartes inundaron mi blog. Y hoy vuelve a ocurrir un poco lo mismo... son todo pamplinas, pero es que mira... también forman parte de mi día a día.

1. De sueños

Hoy me he levantado con una sensación que no esperaba tener hasta mañana o pasado. Por decirlo claramente... con resaca. Me he pasado gran parte de la mañana (exactamente desde las 9:36 que mi madre me ha despertado porque había olvidado las llaves de casa), intentando coger el sueño y perdiéndolo al instante. Diréis... ¿a esas horas uno sigue acostado?. Bueno, solo dos palabras: En paro y Feria. Así que...¿por que no?.



He estado rodeado de amigos y de fiesta por las calles. En un estrecho callejón era atropellado por una excavadora que luego ni siquiera se paro para poder rellenar el parte de accidentes o al menos, prestarme un poco de agua oxigenada para mi pierna. Después alguien comentó que iríamos a un bar que conocía. Al entrar nos dan dos tickets y buscamos un cuarto de baño en el piso de arriba. Pero no hay cuarto de baño, solo la sala de espera de un hospital. Es una buena oportunidad para que me miren la pierna, pero no es a lo que he ido.

En la sala de abajo es donde esta el bar. Todo lleno de mesas de madera estilo camping. Nos sentamos en una pero nadie retira los platos de los anteriores clientes. Los camareros nos sirven en los mismos platos pero solo pequeñas cucharadas de degustación. Las copas están a 2x1 y viendo las caras de todos mis amigos diríamos que más o menos llevamos el mismo grado de alcohol en sangre. De repente me paro a pensar y veo que todo el bar esta en silencio. ¿Como coño puede estar un bar en silencio? Y mientras, en mi mesa, todos borrachos, aguantando la risa, haciendo chistes tontos en voz baja y haciendo bromas sobre la comilona insalubre. La cara del resto de clientes es de las de hacer fotos y reírte un poco más después. Al final hacemos cola incluso para pagar.

La verdad es que me he levantado con resaca.
Pero con una sonrisa en la cara.

2. De creencias

Esto es una conversación muy habitual en mi casa, normalmente entre mi madre y algún otro miembro de la familia. En este caso concreto, la afortunada es mi tía (aunque teniendo en cuenta la cantidad de horas que hablan, no había muchas más posibilidades):

Madre: ¿Y no sabes donde lo has puesto?
Tía: (Inaudible) - Se me olvido comentaros que están hablando por teléfono.
Madre: Hazle un lacito a San Cucufato y ya verás como aparece.

5 minutos después, mi tía llama a mi casa.

Madre: ¿Ya lo has encontrado? Pues ya puedes desatarlo. ¿Te lo dije o no?(esta frase tan simple, es de tanta importancia moral en este tipo de relaciones...)

De verás, me parece increíble que cosas así puedan ocurrir con tanta normalidad y la gente corriente no se quede con la cara de bobo que me quedo yo. Para los que estén perdidos... existe un refrán (al que hace referencia mi madre), el cual se dice cuando has perdido algo o no sabes donde lo has puesto y quieres encontrarlo. A su vez, haces un pequeño nudo con una cuerda o una cinta en cualquier picaporte de tu casa mientras recitas...

"San Cucufato, san Cucufato
los cojones te ato
y hasta que no me lo encuentres
no te los desato."

Si ya lo decía Javier Krahe. Solo me queda añadir, que en la puerta de mi armario hay un lazo desde hace 5 meses. Y no sé si es que mi madre cree que yo he perdido un trabajo y por eso estoy buscando, o que realmente San Cucufato hace milagros. El caso es que el pobre tiene que tener los huevos de corbata.

3. De reivindicaciones

Hace poco mi hermana me exigía que reivinidicara en este blog la vuelta al mercado de un producto que ha sido pilar básico en nuestra infancia y que cree que se ha ganado por derecho propio su lugar: el helado Boomy. Para el que no lo recuerde... es este.



Desde aquí, me hago eco de su petición y la suscribo.

A su vez, Julia me incita a que ponga de manifiesto la importancia de un término tan vital para los españoles como es el verbo "wachiwachear". No sé si esta palabreja estará comprendida en la RAE, pero lo que sí se, es que todos la hemos utilizado más de una vez:

Se dice de la acción de wachiwachear aquella que se lleva a cabo cuando intentamos cantar una canción en otro idioma del cual no tenemos ni puta idea. El resultado final es una serie de palabras sin sentido que derivan en monosílabos para acabar en un generalizado "la la la la".

Debido a nuestra naturaleza impulsiva y alegre, los españoles somos grandes defensores de este género y es por ello que compartimos (junto con los chinos), el dudoso honor de ser los que más lo utilizan. ¿Por qué si no se iban a inventar los karaokes?

Me despido con una canción dedicada a mi madre y como pequeña motivación para mi búsqueda personal de empleo.



¡Feliz fin de semana!
Nos vemos en la Feria.

6 comentarios:

Amarcord dijo...

bueno.. el descarte ha estado de puta madre, la verdad.. y además me ha traido a la memoria aquella canción de los Chanclas..Wachiguaruwé . o algo así jesjes

Angel dijo...

jeejejeeje, que bueno, me he quedado impresionado con el refran y el ir atando lazos para encontrar las cosas. A pasarlo bien por la feria...

yaves dijo...

wachiwachear? juas no lo habia oido en la vida..lo del lazo me lo apunto que yo pierdo todo, espero que tengas suerte y encuentres un trabajo chulo.
muchos bessos

wen dijo...

Me he apuntado el conjuro ese para que aparezcan las cosas... seguro que me va a ser muy útil...
Por cierto, los helados esos estaban la ostia de malos joer.... el día que hagas campaña por el frigopie te apoyo XDDD

Argan dijo...

amarcord, no conozco yo esa canción... investigaré un poco a ver que tal...

angel, pues pruebalo que según mi experiencia... funciona. Por extraño que parezca... funciona.

yaves, de verdad que no conoces lo que es wachiwachear!??? pero si es muy corriente!! Muchas gracias, la verdad es que si tengo suerte os vais a enterar todos porque lo pienso publicar a los cuatro vientos!!

Wen, te digo lo mismo que a angel... por extraño que parezca, funciona. El frigopie nunca fue de mi agrado... se derretía muy rápido. Este tampoco sería mi preferido pero las campañas de mi hermana son mis campañas! De todos modos, no descarto un revival de helados!

DianNa_ dijo...

Buenísimo el descarte , genial y lo de los polos y el wichichi lo apoyo totalmente... ahora lo de Cucufato como que no me convence jajajja
Besos^^