martes, 1 de abril de 2008

Abril, aguas mil


"Hay lágrimas más tímidas que el arcoiris..."



Si realmente te sientes vivo, alguna vez las habrás visto. Seguro que sabes cuales son, no disimules, no te rías, con esa actitud no las sentirás jamás. Solo aparecen en momentos de auténtica sinceridad con uno mismo, momentos en los que la realidad nos está golpeando tan fuerte que tenemos que soltar nuestras verdades... aunque sean verdades fugaces que duren suspiros y mañana no nos valgan, aún así, no llegan a ser mentiras, sirven, y son capaces de cumplir...
...son capaces de romper el saco, la calma, la paciencia...
...las hacen aparecer...
...tus penas...

...las que nadie más conoce, las que solo a un amigo en un momento de barata aunque necesaria sensiblería, cuentas durante lo que parecen horas... lo que solo son minutos de descarga... suspiros de aire que permiten vivir más tiempo... porque vivir triste, es más muerte que vida y preferimos dormir... por eso estamos cansados.

¿No te sientes mejor ese día? Hay lágrimas que pesan como barriles, esas que escondemos hasta de nuestra sombra, de nuestro reflejo, esas que se escapan en el momento más inoportuno, con el comentario más inapropiado, lágrimas que no dejan huella, ni marca en el corazón. (...)

No sirven las canciones, no valen las películas, solo las accionan las palabras, un acto casual que en un instante te da mil vueltas en tu cómodo sillón y te pone a pensar... pensar...
y pensar...
y llorar...

Las he visto en otras personas. Para alguien como yo, es un dolor difícil de llevar, algo insospechado, heridas tristes, no sé explicarlo. No llego a encontrar la fórmula para discernir entre estas y otras... otras lágrimas que sí, que también llegan... pero no del mismo modo ni forma ni profundidad...

...hay lágrimas sin consuelo desde que nacen...
...hay lágrimas que no necesitan hombros...

Y ahora cuéntame... ¿cuantas veces te pasó? ¿es reciente? ¿cuantas has dicho a la semana? No no, esas no son, seguro. A las que yo me refiero les asusta el cielo y se esconden hasta estar bien seguras de que serán aprovechadas para algo más que para lluvia...

...hay lágrimas que siempre son bienvenidas...
...hay lágrimas que nada más aparecer, se empiezan a echar de menos...

Hoy ha sido un bonito día.
Hoy mis ojos vieron el arcoiris.

(Marzo 2004)



Este es un texto de hace algunos años. Cuando no existían las paradas para mi, y todo eran puntos suspensivos que no tenían tiempo ni de nacer ni de morir. Y en seguida padecían la siguiente frase. Lo encontré hace poco y creo que es un buen momento para rescatarlo. Nunca viene mal mirar al cielo.

12 comentarios:

yaves dijo...

Muy bueno el texto y si, están en el autobus, en el metro, delante del ordenador, bajo la ducha..yo últimamente es que las veo en todas partes.
bessos

Angel dijo...

Me encantó, y espero que el título se cumpla si no mal vamos por el norte ains...

Belén dijo...

Y que bueno es cuando puedes echar la vista atrás y aún así disfrutar eh?

Besos

Carlos dijo...

Cuando yo me miro así no puedo evitar reirme...

Salutem dicit...

...

Anna dijo...

Me encanta!!! A mí lo que me pasa últimamente es que lloro poco, y estoy preocupada...
¿Será que me estoy haciendo "mayor"?

Un besote,

Anna.

MATANUSKA dijo...

hola que tal?

a veces los puntos suspensivos no significan puntos si no algo mas profundo que nos alberga en lo mas hondo de nuestro corazon

un saludo

Argan dijo...

Yaves, pasando un momento delicado como este, no me extraña que las veas más de lo deseable. Espero que todo sea para mejor. Un abrazo.

Muchas gracias, Angel y yo también espero que algo de lluvia venga en camino (pero por Dios que no sea en feria!!!! que me da el colapso y a una que yo me sé tambien).

Sin duda, Belen. No soy yo de rescatar textos (entre otras cosas porque no se puede escarbar de donde no hay), pero mira que este parece que apareció cuando debía. Un beso!

Carlos... yo procuro reirme siempre... que es lo que mejor se me da. Y cachondearme más todavía.

Anna, no creo que sea eso. Hasta hace poco yo también lo creia eh?... pero mira por donde, nos sorprendemos siempre. Besos!

matanuska, Bienvenida, en primer lugar. Y bueno, en mi caso los puntos suspensivos eran señal de que nunca sabía por donde iba a tirar. Los sigo utilizando muchisimo.

Mara dijo...

Jo argan, se me ha puesto hasta la piel de gallina. Simplemente: precioso.

el angel de las mil violetas dijo...

Nunca viene mal ni mirar el cielo ni rebuscar escritos tan bellos.

Un beso!

Argan dijo...

Abril es el mes más melancólico (¡y yo nací en este mes!).

Un saludo.

Rodavlas dijo...

Me gusta tu texto... Cada vez que pueda... ponte a mirar al cielo... (Pero cuidado la cara que pones).

Saludos.

Argan dijo...

Muchas gracias, mara. No sé que más decir :D

Hombre argan, otra vez creí estar viendo visiones! Pero no! Jejeje. Avisanos del día exacto para la felicitación! El mio es en Octubre.

La verdad angel de las mil violetas es que si que son dos buenas costumbres. Aunque lo de rescatar textos no me gusta hacerlo tanto.

Rodavlas, procuraré ponerme protector solar... por si las moscas.