lunes, 11 de febrero de 2008

Lógica de un buen disfraz


Antecedentes


Llevo 3 o 4 años sin disfrazarme por Carnavales. Y lo echaba de menos. Así que este año, aprovechando que dos amigos que conocí en Manchester (Óscar y Aurora) se iban a acercar hasta Cádiz, decidí que había que retomar la tradición. Y tenía un disfraz cojonudo: bolas de billar. Tiene muchísimas posibilidades. Así que durante toda la semana, compré alambres, foame (espuma), y me puse a ello.

Ni que decir tiene que no encontré mucha colaboración, ni acabaría disfrazándome de eso. No. Estas cosas nunca son tan fáciles. Y como se encargó de recordarme mi amigo Valle... al final el disfraz siempre aparece en el último momento.


Sábado 9 Febrero

4 pm

Después de un par de horas pensando, había desechado ya el tipo de momia, el de carnicero que recogió al cerdito del Seat León, el que no salió en fin de año, el de artista de variedades y unos cuantos más. Al final me decido por un disfraz sencillito: colgarme un mono blanco de peluche al cuello, ponerme un gorrito y unas gafas de nieve y simular el acento argentino... en busca de la mama de Marco por tierras desconocidas. Un disfraz que, a mi modo de ver, puede dar mucho juego. ¿A quién no le gusta un peluche? ¿Y un peluche mono? Estaba claro... este año por fin me disfrazaría otra vez.

Pero el futuro era incierto. Y quedaban muchas variables sin fijar. La hora de salida del tren que debía llevarnos a Cádiz era las 22:30. Y hasta entonces yo iba a dar muuuuuuuchas vueltas.

5 pm

Después de levantarnos y comer, les expliqué a Óscar y Auro mi disfraz. Ellos iban a ir de médico y enfermera. Todo un clásico.

En ese momento llegan a mi casa Valle, Laura y Elena.

"¡¡¡¡Tenemos el disfraz!!!!"


No hace falta deciros como me temblaban las piernas en ese momento, conociéndolas a ellas como las conozco.


"Vamos a ir de las zanahorias que alimentan al conejo que el gobierno recomendaba comer en nochebuena"

Vosotros si queréis podéis buscarle una pequeña lógica. Yo ni me lo propuse. Sabía que ese, por absurdo, extraño y sobretodo, por improvisado, iba a ser el disfraz de este año. Y al carajo Marco y el mono y su puta madre.

Salimos a una tienda de disfraces a buscar algo con que apoyarnos. En la misma tienda se forma una fiesta monumental, empezamos a bailar con las dependientas, a hacernos fotos, nos invitan a chupitos y al final nos vamos con pinturas, unas pelucas y algunos cachivaches para los médicos. Comenzamos bien.

6 pm

Nos dividimos. Unos van a por spray para pintar el foame y otros a por la bebida y a recoger todo lo que nos sirva. El punto de encuentro es casa de Elena y Laura. Allí se harán los preparativos necesarios para una noche de locura y Carnaval.

Todavía en mi casa, llamamos a mi prima. Mi hermana ha recordado que tenía un disfraz que nos podía servir: el de conejo. Yo me las veía venir... me estaban desplazando. El foame solo daba para cuatro zanahorias... y se habían asignado casi todas.

7 pm

Me tocó viajar hasta Cádiz para recoger el dichoso conejo. A la vuelta, encuentro que los disfraces están listos... cada uno con el suyo. Un nuevo integrante se une (otra Laura) y se asigna el de jardinera que va regando las zanahorias. ¿Qué me queda a mí?

Vamos... digámoslo todos a la vez:

"¡¡¡ El de conejo!!!".

9 pm

Esta es la hora en la que mi familia me ve con el disfraz puesto y pierden el poquito respeto que me tenían. Mi madre todavía se rié por lo bajini.

10:30 pm

Encuentro multitudinario en el tren. Tenemos el tipo completo y parece que causa sensación. Así que empiezo a actuar... a saltar y a comerme mis zanahorias. Me aso durante el trayecto en tren hasta Cádiz donde conocemos a unos que van de folladores de ovejas (no hace falta que preguntéis... es de lo que pensáis). Y mientras vivo en el infierno de tela, vamos sacando algunas coplillas para cantar durante la noche.

11:30 pm

Aquí llegamos a Cádiz... a esta hora dirían que comenzó la fiesta. Pero nosotros ya llevábamos mucho tiempo divirtiéndonos y pasándolo bien. Es lo que marca un buen disfraz de uno malo. Aquel que no olvidas por como lo preparaste.


La noche fue muy larga y tampoco es plan. Además, soy consciente o puedo imaginar, que todos estáis esperando algo. Y aunque me pese y pueda arrepentirme, ahora no puedo echarme atrás. Cuatro zanahorias (confundidas con fresas, mermelada, tomates, pepinos e incluso tortugas ninjas a lo largo de toda la noche), una jardinera (que perdió el tipo cuando perdió la regadera), dos veterinarios (que no estaban por la labor de cuidarme a mi precisamente) y un conejito (sin rabo y con varios problemas lógisticos en el traje a la hora de poder mear).

Estos fuimos nosotros, el sábado por la tarde:




Pero no me puedo quejar. Porque al viento y el frío, lo combatimos con vino y coplas.
Algunas como esta:

"Algunos van de bañistas,
con el pantalón cortito,
pero pa' no pasar frío,
vente vestío de conejito"

Y me lo pasé genial. Así que el año que viene nos vemos.
Pero no os molestéis en pensar en el disfraz.
Porque no sirve para nada.

9 comentarios:

Belén dijo...

jjajajjajajaj!!!!

Recuerdo unos carnavales que nos disfrazamos de negras de gospel y nos pasamos la noche explicándolo jajajajajajjaja

No te pasó lo mismo?

besicos

el angel de las mil violetas dijo...

jajajajajaja, jajajaajaj , jajajajaa me partooo!!!!!! jaajja miralo por el lado positivo: FRIO YOO??nunca jamás.
Te acompaño en el sentimiento, un año me disfrace de coneja, todavía me acuerdo de la madre del que inventó la frase estúpida de que tocar el rabo de los conejos traen buena suerte...Debería de haber apuntado" no le cojais el rabito a esa coneja alta y blanca que aunque no lo parezca tiene once años" jajaj.
la foto me encantó por cierto!
Que bonito esta mi Cadiii, que bonita mi cuidad...(sigue tuu)
Un beso!

AdR dijo...

Qué arte, shiquillo. Que peazo de conejo... tú ya me entiendes.

Yo echo de menos disfrazarme, porque ponía mucha ilusión cuando lo hacía :) A ver si pa el año que viene bajo en Carnaval.

Lo que no me ha gustao es esto : "Y al carajo Marco y el mono y su puta madre". Tiiiiiioooo, un respeto a la madre de Marco, que me lo ha hecho pasá mu mal de shico. A Marco me da iguá porque tanto ir con el mono encima (entiéndelo como quieras) yo creo que le daba a la zoofilia, fítetu lo que te digo, pishita.

Enga, a seguir haciéndonos reir, y sentir.

Abrazos.

Angel dijo...

jajajjjajaa, vaya pedazo disfraces, aunque a mi el de marco me molaba si si si...

YeYe dijo...

Pedazo de disfraz!!! jajajajajajaja...genial, genial, genial!!!!

Besitos!!!

Argan dijo...

Belén , que si nos pasó lo mismo??? Mira, a mi me confundieron con un burro, con una rata y con no se cuantas cosas más. Pero las pobres zanahorias ya tenían un cachondeo!! Si alguien acertaba, le paraban y hasta le cantaban coplillas!!!
Por cierto, gran idea la de cantante de gospel!! Un beso!

Angel de las Mil violetas, desde luego que no pasé frio!! Mi amiga me decía que a donde iba con las pieles y el visón! Lo del rabo fue un problema. HAbía que coserlo al traje y al final por falta de tiempo decidí dejarlo estar y no ponerlo. En fin... ah... que rebosa de alegría, cuando llega el Carnavaaaaaaaal!!! Besos pa ti tb.

Adr, la verdad es que el tipo de Marco estaba gracioso, de hecho tenía una foto de una amiga de la madre que me habían dicho que la había acogido. Y era a la que iba buscando... pero te puedes imaginar la foto! Pero bueno, no me arrepiento del cambio. Te espero el año que viene eh???

Angel, tio, pues yo no he visto ni un capitulo del Marco este. De culebrones con Heidi tuve bastante!!

Yeye, ya te contaré ya... y te cantaré en persona todo el repertorio!!! Que pal año que viene Chirigota!!!!!!

Anónimo dijo...

jejeje como mola! no sabes cuanto me he reido con los folladores de ovejas! pues yo hace un par de años que no me disfrazo para carnaval. los últimos fueron de campanilla (tela de frio eh) y de elfa. Jejeje.
Muchos besos!

veinteañera dijo...

jajajajaja!!!

hay que ver lo bien que se lo pasa uno sobretodo para sacarse un disfraz en condiciones.

En su día conocí a un juego de escuadra, cartabón y regla...

Pero lo del conejo a lo ZP con fotofobia acompañado de guarnición de zanahoria, buenísimo!
Que arte jojojo!!
El tipo de Marco también prometía.

Quien volviera a no tener exámenes por carnavales!

Besos^^

Ispilatze dijo...

¡Vamos! ¡Que por fin he vivío los carnavales de Cái por dentro! ¡ya era horaaaa!
Genial.
pero a mí no me la das. Lo de perder la regadera... ná de ná: ¡¡¡si estáis tós como pu*** regaderas, joío!!!
jajajajajajajajaja