lunes, 23 de febrero de 2009

Sin cabeza

Hace poco estuve en una excursión por la montaña y el guía, en mitad de la travesía, dijo que había acabado su jornada y se largaba para casa.
Hace poco estuve en un barco fletado por piratas donde un descontento segundo de abordo, decidió quemar el buque en mitad del océano.
Hace poco viví en un piso donde el casero venía por las noches para abrir la puerta a los ladrones.
Hace poco le cortaron la cabeza a la cucaracha en la que últimamente me paseaba por las mañanas… y sigue dando sus coletazos sin rumbo, pero poco le queda para echarse y descansar mientras se olvidan de ella.


Ha sido uno de esos días en los que no hace falta lavarte la cara nada más levantarse porque tendrás que frotarte los ojos más de una vez.
Mañana me queda encontrar otro camino de ida.
Tengo que nadar en mitad de una tormenta.
Empezar a buscar otro sitio donde descansar mi calma por las noches.
Y buscarme otra cucaracha.

4 comentarios:

Sire dijo...

después de meses de silencio

¿qué te habrá pasado?

un besazo

Angel dijo...

Bienvenido de nuevo...

yaves dijo...

Jooer, yo sé que podrás con esta tormenta, ya verás..

bessitos

Argan dijo...

Pues si, si que han pasado unos cuantos meses. Lo de escribir es lo que tiene... que lo mismo te abraza como te desprecia. No prometo nada, pero intentaremos que no pase tanto tiempo esta vez :D Gracias por las bienvenidas. Y no yaves, no hay mucha tormenta, pero sopla viento fuerte... así que ya veremos...

Abrazos